Ya no estamos para fiestas

por | 29 julio, 2019

Este fin de semana que paso, me acabo de volver a confirmar algo nuevamente que esta pasándome. Y no es nada menos que me estoy volviendo viejo. Ya no doy para fiestas hasta al amanecer sin necesitar un buen descanso de un día completo.

Fue el cumpleaños de un amigo de colegio. Todo bien, hemos estado en el mismo colegio tantos años, que no podia faltar, ademas que lo considero uno de mis verdaderos amigos. Asi que asisti a su fiesta de cumpleaños para compartir con el y otros amigos mas de colegio. Todo bien, hubo una cena muy buena (carne de res y chancho), me gusto la verdad, pero despues vino ya lo de verdad, los tragos, me puse a tomar fernet con coca cola, todo bien, no estaba mareado, ni borracho ni nada, compartimos, disfrutamos de la reunion, bailamos, hasta que llego la hora de retirarse. El reloj de mi celular marcaba las 5:50 de la mañana :O. No la podia creer, habia estado festejando sin darme cuenta hasta el amanecer.

Bueno, llego la hora de retirarse, ya estaba satisfecho, habiamos compartido, y fue una fiesta agradable, diversion, baile y todo. Me retire de la casa y me dirigi a un cajero automatico para el taxi o mejor dicho el Uber. Una vez retire una cantidad de dinero de mi caja de ahorro, me dije:”son ya las 6:10 de la mañana, por que no mejor nos vamos a pie a casa, total, ya es temprano y no esta lejos, seran unos 30 a 40 minutos de caminata lenta. Pues asi fue, me fui a mi casa a pie, me sentia bien, no sentia sueño, ni cansancio. Llegue a mi hogar a las 6:50 de la mañana, me quite la ropa y me acoste a dormir, ahi fue que me entro el sueño fuerte.

Dormi hasta las 12 del medio dia, con la llamada de mi padre para preguntarme donde estaba. Desperte y no estaba deshecho, fui a hacer unas cosas personales y me fui a la casa de mis padres. Una vez que llegue ahi fue cuando empezo mi cuerpo a pasarme factura, no era un cansancio de esos agotadores, pero si me dormia en el sillon pronto, hasta que me despertaban de rato en rato.

Comprendi que ya no estoy tanto para este tipo de fiestas o festejos sin necesitar un descanso de 1 dia entero. Quizas no estoy acostumbrado, pero la verdad, no me arrepiento, la pase bien, es una de las pocas veces que salgo y me gusta.

Ahora me encuentro en mi casa, un poco cansado, pero trabajando en la portatil y escribiendo estas lineas para el recuerdo.

Gracias por leerlo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *